Turismo salud en las termas de Copahue: un gran promotor de la calidad de vida

El papel de la kinesiología en los centros termales ha crecido por una “demanda social en la calidad médico-asistencial encaminada a conseguir una esperanza de vida libre de incapacidad”. 

Por cada característica especial que tenga el agua, el vapor, el fango o las algas, existe un servicio de kinesiología y reacondicionamiento físico que trabajan como complemento ideal para lograr una mejoría en nuestras dolencias. Siempre supervisado por un equipo médico profesional. 

Para el centro termal de Copahue estar acreditado oficialmente como agente terapéutico, y haber sido declarado de uso sanitario por organismos pertinentes, acrecienta su potencial. El aumento considerable que año tras año se puntualiza en la cantidad de turistas que asisten, engrandecen a estas tierras curativas.

Hay una importante referencia documentada en cuanto a la mejoría que se logra en diferentes patologías, y que a través del libro “Copahue: La Ciencia, Lo Mágico y El Arte de Curar”, son profesionales adecuados los que explican concretamente los programas terapéuticos termales. Cómo actúan favorablemente en secuelas de enfermedades neurológicas, reumatológicas y respiratorias. 

En general los pacientes que concurren a los centros termales tienen patologías crónicas, donde el proceso evolutivo tiene tendencia a aumentar y no poseen tratamientos curativos, por lo que buscan procedimientos que retrasen su evolución y disminución de los síntomas. Todos estos procedimientos son de tipo físico; de ahí la importancia de las curas en los centros termales y el contar con Servicios de Rehabilitación y Reacondicionamiento Físico en estos.

Los objetivos terapéuticos fundamentales en los centros termales y en las unidades de kinesiologia de éstos, son el alivio del dolor, la educación del paciente, el restablecimiento de la funcionalidad y con ello la mejora de la calidad de vida de las personas, la prevención de la incapacidad y retardar la progresión de la enfermedad.

El tratamiento de los pacientes en un centro termal debe ser individualizado teniendo en cuenta numerosas variables, incluyendo la presencia de condiciones patológicas, tales como la hipertensión, la enfermedad cardíaca, el fallo renal, etc., los cuales influirán en la elección del tratamiento al que serán sometidos.